07 septiembre 2012

Otra de micro: equecos, adulto refunfuñón y “signo de los tiempos”

Gabriela Mistral en antiguo billete
EN TERCERA CLASE
Algunos dirán que la micro es lo mismo todos los días. ¡No, señores!. Cada viaje tiene su afán: algunos son entretenidos, otros son olvidables, otros son terribles. Hoy hubo de todo un poco.
No alcanzan a ser las 7AM y llega la micro del Transantiago. ¿Destino?. El metro: ni tan lejos ni tan cerca (como la película de Win Wenders, pero en otro sentido).

De pronto un matrimonio con su pequeña hija toma el bus. Por las circunstancias pareciera que hubiesen tenido un problema con el vehículo antes de irse los dos a trabajar: la niñita va bien arropadita con pijama y una frazada. Los padres parecen equecos con tanta cosa: bolso grande, mochila, cartera y otros terrenales “suvenires”.
Justamente empiezan a quejarse del funcionamiento del vehículo cuando yo aprovecho de ayudarles al momento de la subida. Detrás de mí hay un tipo refunfuñando.
-¡Urrgssssgggmmmggg!-. Evidentemente es difícil descifrar una frase de tan poco vuelo intelectual.
Una vez que la familia sube y me da las gracias, volteo mi vista hacia atrás y le “pego” al tipo una mirada mezcla rara del retrato de Gabriel Mistral en un antiguo billete (que no favorece nada a la legendaria poetisa) con esos gestos de desprecio de la recordada actriz Mares González cuando hacía el papel de villana en la clásica telenovela “La Madrastra”. Se queda callado.

Equeco

“Conversación” de “Happy Hour”
Me instaló atrás y, al lado mío, hay un papá que habla con su hija. Trato de concentrarme en mi lectura, que está en el tramo final. Se trata de una enciclopedia del rock de una editorial española. Muy buena. Me quedan tan sólo 18 páginas.
-Oye, papá, el otro día me dio tanta pena un señor –le dice la joven, una universitaria.
-¿Qué paso? –le responde el padre.
-Resulta que estábamos con unos amigos de la “U” en un restaurante y, de pronto, vi que este señor llegó con unos cuatro amigos.
-Iban con actitud de "revolverla" igual que ustedes.
-Sí.
-¿Cómo que venían de la pega directo al “happy hour”?.
-Claro. Y de pronto todos sus amigos estaban con sus miradas pegadas a los aparatos móviles por varios minutos
-¡Qué tontera!. ¿Y el caballero hizo algo?
-Como que igual los empezó a palanquear: “oye, para qué vinimos. Pero si la idea es venir a tomarse un traguito y echar la talla”, les decía.
-Y tiene toda la razón.
-Me dio lata la situación -complementa la joven.
-Lamentable. Pero, ¿qué se la va a hacer?. Es signo de los tiempos -retruca el padre.

Para finalizar los dejo con un clásico del grupo Supertramp, interpretado por su principal vocalista, Roger Hogdson, con orquesta incluida:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias